El Tarot ejerce una profunda atracción en todos aquellos que las contemplan y que hace inolvidable la primera vez que le fueron «echadas». No importa que la mayoría de la gente exprese su falta de convicción y su carencia de fe en las profecías de los naipes. Cuando un mazo de Tarot aparece, todo el mundo rodea a la persona y todos quieren ser el próximo en conocer su destino.

El Tarot, con su simbología, despiertan el espíritu y la mente del «lector», sacando del subconsciente del consultante multitud de angustias y temores que se encuentran latentes en él. Es innegable que las cartas cuentan con un poder escondido para aflorar revelaciones ocultas de nuestra vida, y muy posiblemente no existan palabras para expresar toda la sabiduría implícita del Tarot.

En las cartas del Tarot se recogen todas las posibilidades de conducta; sería en este sentido un compendio de los manuales mnemotécnicos que se usaron en la antigüedad como ayuda de memoria. De esta forma las cartas del Tarot reflejan pautas de conducta que abarcan todas las situaciones que se pueden producir en la vida de una persona. Al tirar las cartas del Tarot, se agrupan y aparecen posibilidades concretas que, por lo general, son distintas para cada persona.

Según el método empleado, hay oportunidades en que una o varias cartas siempre le salen a una persona, revelando su carácter o un aspecto particular de ésta.


¿De dónde surge esta habilidad?

Puede que esté implícito en las cartas del Tarot o puede que sea el lector quien imponga, mediante el Tarot, su propia solución.

En este sentido lo importante es la persona que lee el u otros oráculos sea sólo un intermediario entre la sensibilidad y la experiencia de una personas.


La interpretación varía según la percepción de la persona que lo lee, por lo que cada lectura de Tarot es personal e intransferible.

El Consultante tiene que estar comodo, concentrado, en silencio y con gran serenidad.


Al empezar una lectura, es importante relajar la mente para que pueda abrirse a los mensajes que transmiten los símbolos del Tarot.